TIC, TAC, TEP: Aprender en el siglo XXI

Tecnologías Información, Aprendizaje y Participación

Resaca después de PISA

1 comentario

Hoy he leído dos artículos diferentes sobre la educación y la escuela, que, tras el revuelo levantado una vez más por los mediocres resultados obtenidos por nuestros jóvenes en el informe PISA, ponen de manifiesto que sí que sabemos lo que deberíamos hacer. Otra cosa es que consigamos que los políticos de turno tomen las decisiones correctas.

Del primero, “La Escuela Permeable” publicado en el PAIS, destacaría las ideas de que la implicación de las familias en la educación de sus hijos tiene un claro reflejo positivo en los resultados obtenidos por éstos. Sin embargo, en muchas ocasiones los propios centros educativos se cierran a las familias, prefieren mantenerlos al margen y no les permiten pasar más allá de la puerta salvo en ocasiones muy determinadas. Por otro lado, el apoyo de los padres en otros aspectos como son los trabajos escolares no debe convertirse en una dependencia que reste autonomía a los alumnos.

¿Qué hacer?

Se deben fomentar las vías de participación y comunicación entre la escuela y las familias, se debe mejorar la predisposición a colaborar de ambas partes. Los profesores no pueden ver a los padres como una amenaza, ni los padres verlos como enemigos de sus hijos. Forman un equipo en el que, los maestros son los especialistas en el aprendizaje, aunque también colaboren en el desarrollo social y afectivo; mientras que las familias, además de aportar vínculos afectivos, deben enseñar los quehaceres de la vida cotidiana.

Por otra parte, las familias, pueden apoyar a sus hijos sin restarles autonomía, supervisándoles y no centrando la ayuda en los contenidos, sino en la gestión del tiempo, en el interés por lo que sucede en la escuela, en la supervisión de la realización de los deberes…”, como sugiere el filósofo José Antonio Marina, presidente de la fundación Universidad de Padres.

Pero hacen también haría falta…

Cierto es, que para que esto sea posible, es necesario favorecer la conciliación laboral con el horario escolar. Un efecto positivo de la grave crisis de empleo que vivimos en España, es que muchos padres y madres, al encontrase desempleados, pueden implicarse de forma más activa en la educación de sus hijos. Esta opción debería de seguir siendo posible cuando, ojalá que  no tarde mucho, superemos la situación actual.

Otra visión, más centrada en la Innovación Educativa

Por su parte, Carlos Magro nos habla en su blog de su participación en el programa de La 2, “La aventura del Saber”, donde se trató el tema de la Innovación Educativa y cómo debemos concentrar los esfuerzos en trabajar de forma coordinada en los aspectos pedagógicos, tecnológico y organizacional para de veras conseguir ese modelo de Educación que nos permita abordar nuestro futuro con los recursos adecuados Y esto pasa por “centrarnos más en los procesos y menos en los contenidos, por poner el foco en los cómo aprendemos y cómo enseñamos pero también en cómo construimos entornos de aprendizaje y contextos educativos que favorezcan estos aprendizajes y la incorporación de estas tecnologías”. Justo, justo, lo que estamos haciendo en España, volviendo a la implantación de reválidas en distintos niveles educativos, eliminando asignaturas de “escasa relevancia” como la música y las artes, y metiendo él inglés, alemán o chino con embudo, cuando no somos capaces de fomentar en los niños  la afición a la lectura. Perdonad por el sarcasmo… No puedo evitarlo.

¿Qué tienen en común ambos enfoques?

Lo que tienen en común es que la Educación no puede, no debe estar encerrada entre las cuatro paredes de la Escuela (ni en las de casa, pese al auge que está experimentando en algunos países “la escuela en casa”, en mi opinión, una peligrosa amenaza para la igualdad, salvo en excepciones justificadas). Nuestros hijos se mueven en un entorno que las nuevas tecnologías han convertido en un “continuum”. Si la escuela da la espalda a esa realidad, lo que aprendan en esa escuela no les va a servir para desenvolverse en su vida adulta, porque es en esa realidad donde van a tener que hacerlo. La escuela, la familia, les tiene que dotar de herramientas, actitudes, pautas, modelos, espíritu crítico, conocimientos también, sí, pero sobre todo aprender a adquirir en el que necesitas en un momento dado, saber buscarlo. Estos son los entornos de aprendizaje de los que nos habla Carlos Magro, de que maestros y familias trabajen juntos para crear los contextos educativos que los permitan.

Un pensamiento en “Resaca después de PISA

  1. Pingback: Resaca después de PISA | Educació...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s