TIC, TAC, TEP: Aprender en el siglo XXI

Tecnologías Información, Aprendizaje y Participación

¿Hacia dónde va el MobileLearning?

2 comentarios

Originlearning nos ofrece en su blog una atractiva infografía sobre las tendencias en Mobile Learning para 2015. Uno puede ser más o menos escéptico respecto al uso de dispositivos móviles para formación (tanto en el ámbito corporativo, como en el educativo), pero  el “Cisco’s Visual Networking Index: Global Mobile Data Traffic Forecast Update for 2014 to 2019” nos ofrece datos tan llamativos como:

  1. El tráfico global de datos móviles creció un 69% en 2014 y llegando a multiplicar por 30 el tráfico global de Internet en el año 2000
  2. El número de dispositivos móviles conectados superó en 2014 al número de habitantes de la Tierra en 2014.

En pocas palabras, el acceso a tabletas y teléfonos inteligentes a precios asequibles, sumado al despliegue de velocidades de acceso a internet más altas, ha dado lugar a que el uso de estos dispositivos crezca a gran velocidad. A ésta facilidad tecnológica se ha sumado el mantra ATAWADAC” (“Anytime, Anywhere, Any Device, Any Content”: “En cualquier momento, en cualquier lugar, desde cualquier dispositivo, y cualquier tipo de contenido”). Éste mantra ha supuesto un auténtico cambio de mentalidad que ha permitido la rapidísima expansión de este tipo de dispositivos.

¿Y cuáles son los factores que han impulsado este crecimiento?

En realidad, unos cuantos.

  • Por un lado, la expansión del uso del estándar HTML 5, que permite que los contenidos que creamos sean accesibles a todo tipo de dispositivos, eliminando así la barrera que suponía el uso de contenidos flash desde dispositivos Apple. La también creciente tendencia del BYOD (“Bring Your Own Device”: “Trae tu propio dispositivo”) ha supuesto un gran impulso para el desarrollo de contenidos “aptos para cualquier dispositivo”.

Según Gartner Inc., para 2016 se estima que aproximadamente 4 de cada 10 organizaciones se basarán exclusivamente en BYOD, y que para 2020, casi un 85% de los negocios lo tendrán implantado en alguna medida.

  • Por otro, el uso de analíticas aplicadas al comportamiento y la interacción del usuario con los cursos basados en móviles, tales como monitorizaciones de tráfico, visualizaciones de la navegación por las distintas páginas del curso etc, permiten plantear un diseño más relevante y personalizado de la experiencia de aprendizaje.
  • Otro aspecto importante tiene que ver con el hecho de que los usuarios saltan de un dispositivo a otro continuamente (portátiles, tabletas, PCs o teléfonos inteligentes), y por tanto, esperan contenidos adaptables a este entorno multi-pantalla y, por supuesto, sincronizados.
  • Para que los contenidos formativos impartidos en este formato sean efectivos, ya no se plantea que un contenido virtual estándar “quepa” en la pantalla del dispositivo móvil. No se trata únicamente de adaptar las dimensiones físicas del contenido, sino de adaptar el propio contenido al nuevo medio. Esto nos lleva a los contenidos “Bite sized”, también conocidos como “píldoras de contenido” o “bocados”. Se trata de información muy precisa y relevante: justo lo que necesitas saber en ese momento.Los dispositivos móviles pueden ser usados con éxito también para el aprendizaje de competencias, gracias a que permiten continuar el aprendizaje más allá de las aulas. Por tanto, son un excelente complemento para otros esquemas formativos. Se han usado con éxito en el campo de la medicina, y en la formación del profesorado (English in Action).
  • El uso de “Gamificación” o Ludificación del aprendizaje, cobra un mayor tanto en la formación corporativa, como en las estrategias de testeo o evaluación. Y, ciertamente, los dispositivos móviles, son ideales para este tipo de estrategias.
  • El hecho de ser dispositivos portables, que por tener un tamaño y peso reducidos nos acompañan a casi cualquier parte, abre un nuevo mundo de posibilidades relacionadas con la recepción en tiempo real de contenidos de interés personalizados basados en la ubicación geográfica del dispositivo. Sería algo parecido al funcionamiento de las “Cookies” pero, en lugar de basarse en búsquedas previas en el navegador, lo haría según la ubicación real del dispositivo.

InfografiaMobile2015

  • El de la Realidad Aumentada ya es una realidad tanto en entornos educativos, como empresariales. En los primeros, muchas escuelas utilizan la RA como soporte al aprendizaje. Por ejemplo, cuando un alumno escanea una página de sus deberes, aparece un vídeo en el cual su profesor le explica algún concepto necesario para realizarlos, o puede consultar fuentes adicionales usando códigos de barras escaneables. En la empresa, se puede usar la RA para que un trabajador que tiene que reparar un equipo pueda ver una animación previa con información sobre cómo hacerlo, o facilitando información adicional.
  • El aprendizaje social tiene su entorno natural en el uso de dispositivos móviles. Podemos usar distintos dispositivos para acceder a aplicaciones como nuestro correo, o a la Web. Sin embargo, de todos ellos, son los móviles los que nos acompañan durante todo el día (¡y a veces también por la noche!). Las plataformas de aprendizaje virtual (LMS) diseñan sus contenidos para ser accesibles desde distintos tipos de dispositivos, pero también ofrecen características que potencian el aprendizaje social (foros, wikis etc) y que convierten a nuestros teléfonos inteligentes o tabletas en una práctica herramienta de comunicación y de generación de comunidades de aprendizaje.
  • Los dispositivos “vestibles”, al igual que pasó con los teléfonos inteligentes, van camino de  dejar de ser considerados como lujo o capricho, para pasar a percibirse como algo necesario. Ciertamente son muy prácticos para facilitar contenidos basados en el contexto, y es más que probable que se acaben incorporando como una más, a nuestra caja de herramientas para un aprendizaje activo.

 

En mi humilde opinión….

Igual que cada persona es diferente, y tiene unas necesidades y capacidad de aprendizaje distintas de las de cualquier otra, no existe una panacea o método infalible para aprender. Pero si tenemos distintas estrategias instruccionales a las que podemos recurrir, distintas herramientas que pueden ser útiles-prácticas-cómodas… en un momento dado. El sentido de usar dispositivos móviles es poder sacar partido de la gran flexibilidad que nos ofrecen, pero cada uno debe elegir, según sus preferencias y estilo personal de aprendizaje, de qué forma se quiere aproximar a los contenidos. Hay contenidos que son más fáciles de adaptar a este entorno, como test rápidos o ejercicios para practicar determinadas destrezas, o para realizar una consulta rápida en cualquier momento. Aunque sabemos que no es lo más recomendable, todos hemos estudiado alguna vez tumbados en el sofá. Pero sabemos que muchas veces si no te sientas en la mesa de trabajo, despliegas tus herramientas y te concentras, no consigues avanzar. Las tabletas son estupendas para leer contenidos, ver vídeos (¡o hacer la compra online!), pero cuando hay que elaborar documentos, sacar esquemas o poner en práctica lo que estoy aprendiendo, personalmente, donde esté mi portátil, que se quiten las tabletas.

2 pensamientos en “¿Hacia dónde va el MobileLearning?

  1. Pingback: ¿Hacia dónde va el MobileLearning...

  2. Pingback: ¿Hacia dónde va el MobileLearning...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s