TIC, TAC, TEP: Aprender en el siglo XXI

Tecnologías Información, Aprendizaje y Participación


1 comentario

Resaca después de PISA

Hoy he leído dos artículos diferentes sobre la educación y la escuela, que, tras el revuelo levantado una vez más por los mediocres resultados obtenidos por nuestros jóvenes en el informe PISA, ponen de manifiesto que sí que sabemos lo que deberíamos hacer. Otra cosa es que consigamos que los políticos de turno tomen las decisiones correctas.

Del primero, “La Escuela Permeable” publicado en el PAIS, destacaría las ideas de que la implicación de las familias en la educación de sus hijos tiene un claro reflejo positivo en los resultados obtenidos por éstos. Sin embargo, en muchas ocasiones los propios centros educativos se cierran a las familias, prefieren mantenerlos al margen y no les permiten pasar más allá de la puerta salvo en ocasiones muy determinadas. Por otro lado, el apoyo de los padres en otros aspectos como son los trabajos escolares no debe convertirse en una dependencia que reste autonomía a los alumnos.

¿Qué hacer?

Se deben fomentar las vías de participación y comunicación entre la escuela y las familias, se debe mejorar la predisposición a colaborar de ambas partes. Los profesores no pueden ver a los padres como una amenaza, ni los padres verlos como enemigos de sus hijos. Forman un equipo en el que, los maestros son los especialistas en el aprendizaje, aunque también colaboren en el desarrollo social y afectivo; mientras que las familias, además de aportar vínculos afectivos, deben enseñar los quehaceres de la vida cotidiana.

Por otra parte, las familias, pueden apoyar a sus hijos sin restarles autonomía, supervisándoles y no centrando la ayuda en los contenidos, sino en la gestión del tiempo, en el interés por lo que sucede en la escuela, en la supervisión de la realización de los deberes…”, como sugiere el filósofo José Antonio Marina, presidente de la fundación Universidad de Padres.

Pero hacen también haría falta…

Cierto es, que para que esto sea posible, es necesario favorecer la conciliación laboral con el horario escolar. Un efecto positivo de la grave crisis de empleo que vivimos en España, es que muchos padres y madres, al encontrase desempleados, pueden implicarse de forma más activa en la educación de sus hijos. Esta opción debería de seguir siendo posible cuando, ojalá que  no tarde mucho, superemos la situación actual.

Otra visión, más centrada en la Innovación Educativa

Por su parte, Carlos Magro nos habla en su blog de su participación en el programa de La 2, “La aventura del Saber”, donde se trató el tema de la Innovación Educativa y cómo debemos concentrar los esfuerzos en trabajar de forma coordinada en los aspectos pedagógicos, tecnológico y organizacional para de veras conseguir ese modelo de Educación que nos permita abordar nuestro futuro con los recursos adecuados Y esto pasa por “centrarnos más en los procesos y menos en los contenidos, por poner el foco en los cómo aprendemos y cómo enseñamos pero también en cómo construimos entornos de aprendizaje y contextos educativos que favorezcan estos aprendizajes y la incorporación de estas tecnologías”. Justo, justo, lo que estamos haciendo en España, volviendo a la implantación de reválidas en distintos niveles educativos, eliminando asignaturas de “escasa relevancia” como la música y las artes, y metiendo él inglés, alemán o chino con embudo, cuando no somos capaces de fomentar en los niños  la afición a la lectura. Perdonad por el sarcasmo… No puedo evitarlo.

¿Qué tienen en común ambos enfoques?

Lo que tienen en común es que la Educación no puede, no debe estar encerrada entre las cuatro paredes de la Escuela (ni en las de casa, pese al auge que está experimentando en algunos países “la escuela en casa”, en mi opinión, una peligrosa amenaza para la igualdad, salvo en excepciones justificadas). Nuestros hijos se mueven en un entorno que las nuevas tecnologías han convertido en un “continuum”. Si la escuela da la espalda a esa realidad, lo que aprendan en esa escuela no les va a servir para desenvolverse en su vida adulta, porque es en esa realidad donde van a tener que hacerlo. La escuela, la familia, les tiene que dotar de herramientas, actitudes, pautas, modelos, espíritu crítico, conocimientos también, sí, pero sobre todo aprender a adquirir en el que necesitas en un momento dado, saber buscarlo. Estos son los entornos de aprendizaje de los que nos habla Carlos Magro, de que maestros y familias trabajen juntos para crear los contextos educativos que los permitan.

Anuncios


5 comentarios

La formación online va hacia su esencia que es la desaparición

Un título rompedor para llamar nuestra atención. Pero una reflexión bien escrita y muy acertada. Es cierto que muchas veces la educación online actual está muy limitada por las plataformas, por los procedimientos, por los presupuestos… Por si sola no tiene sentido, pero es parte de algo mucho más grande. A lo que apunta Carlos Magro tan atinadamente, es a que vivimos un proceso de transformación que engloba todos los ámbitos de nuestra vida, no podemos reducirlo al ámbito educativo nada más. Nuestra sociedad está cambiando, y la forma de educar no puede estar tan alejada de la forma en que hacemos todo lo demás.
“Digitalizar la educación es hacerla relevante para nuestra sociedad digital y en red.”
Y volvemos a lo de siempre: las tecnologías deben estar a nuestro servicio, no al revés:
“La necesaria innovación sólo surgirá cuando pongamos las TIC al servicio de nuevas formas de aprendizaje abierto y colaborativo en lugar de poner el aprendizaje al servicio de las tecnologías.”
No es fácil, pero por lo menos ya lo vamos intuyendo, ya vamos viendo intentos de romper esta dinámica, como los MOOC, el desarrollo de PLEs, las iniciativas de grupos formados por individuos que comparten intereses, ideas, propuestas, que observan lo que se hace en otras latitudes más “avanzadas” en esta línea de pensamiento y acción para ver cómo se puede empezar a trasladar a nuestra circunstancia. Lo difícil es institucionalizarlo, o rentabilizarlo desde la perspectiva de una empresa. Poco a poco.

No quiero olvidar, tampoco, que cuando te sientes “tan conectado”, a veces olvidas que todavía en España hay muchas personas que están fuera, para las que la brecha digital es dolorosamente visible cada vez que desde las instancias “conectadas” les cierran los caminos tradicionales (se supone que en aras de la comodidad para el usuario, pero en realidad, si se convierte en obligación, se ve que la intención es puramente económica). No les olvidemos, por favor.

co.labora.red

En 1969, en un momento de cuestionamiento general del orden establecido y de profunda transformación; en un momento de intenso debate educativo en el que se plantearon temas que nos suenan actuales pero que tiene más de cuarenta años como son el aprendizaje a lo largo de la vida, el aprender a aprender o el aprender haciendo; en un momento en el que no solo la educación sino la cultura en general, las artes plásticas, el cine y la literatura lideraban y abanderaban los movimientos críticos y socialmente más transformadores, el escritor y crítico francés Maurice Blanchot pensando sobre el futuro de la cultura y respondiendo a la pregunta de a hacia dónde se encaminaba la literatura, dijo: “La literatura va hacia sí misma, hacia su esencia que es la desaparición”.

Hoy, en otro momento de profunda transformación en todos los ámbitos, desde nuestra vida privada a la…

Ver la entrada original 1.193 palabras más


1 comentario

¿Qué tienen en común el informe Horizon, el pato Buttercup y la pistola Liberator?

horizon

El Proyecto Horizon del NMC (New Media Consortium) elabora anualmente un informe diseñado para identificar y describir las tecnologías emergentes que puedan tener un impacto en el aprendizaje, la enseñanza y la investigación creativa en distintos ámbitos educativos. Este informe clasifica las tecnologías emergentes en unos intervalos temporales (“horizontes de adopción”) en los que se considera que dichas tecnologías pueden haberse incorporado a la vida cotidiana. En el informe publicado en el 2013, además de los Open Online MOOC (con un horizonte previsto de 1 año), la “gamification” y el aprendizaje analítico (2 a 3 años), aparece, por primera vez la Impresión 3D también denominada “Togs Technology” (4 o 5 años).

¿Qué es la impresión 3D?

Aunque la impresión 3D ha sido la estrella del Consumer Electronics Show (CES) de este año,  (una compañía llamada Cubify ganó el primer premio a la Mejor Tecnología emergente por su impresora 3D, CubeX), es ya una vieja conocida en círculos industriales.  Permite la construcción de prototipos muy precisos de prácticamente cualquier objeto (a escala de la medida de la impresora), en distintos materiales (plástico, resina o metal),  e incluso con partes móviles. Se parte de un modelo digital 3D, generado por el diseño asistido por ordenador (CAD), la tomografía asistida por ordenador (CAT) o la cristalografía de rayos X. En un proceso similar a la inyección de tinta, se va pulverizando, capa a capa un agente adhesivo sobre una capa muy fina de polvo. Los depósitos creados por la máquina pueden aplicarse con mucha precisión para un objeto de abajo a arriba, capa a capa.

Cada día se van agregando nuevos materiales a la lista, por ejemplo, los poliácidos lácticos. Estos materiales pueden generarse a partir de materias primas renovables, como el maíz, y son biodegradables, pudiéndose descomponer en pocos meses en plantas industriales de compostaje. Otros equipos de investigación (en la Universidad de Edinburgo) están trabajando sobre las posibilidades de imprimir células madre para la generación de órganos. Otros más, sobre las posibilidades de imprimir equipos electrónicos con sus circuitos…

Poco a poco, esta tecnología punta empieza a salir de los laboratorios y fábricas para asomarse a la vida cotidiana y los periódicos nos sorprenden con noticias como éstas:

 “Buttercup, un pato que nació con una malformación en una de sus patas, podrá caminar nuevamente gracias a la ayuda de la tecnología de impresoras 3D.”

La extremidad del ave de corral fue reconstruida con una de estas impresionantes máquinas 3D.

Buttercupku-xlarge

 

http://tecnologia.elpais.com/tecnologia/2013/06/27/actualidad/1372333348_238516.html

O esta…

 “La pistola ‘Liberator’ hace saltar las leyes

La impresora en 3D pone en jaque desde las normas de propiedad industrial al Código Penal”

Liberator

http://sociedad.elpais.com/sociedad/2013/06/09/actualidad/1370808605_776391.html

Está claro que se trata de una tecnología revolucionaria. Pero… ¿qué puede aportar al mundo de la formación?

Lo primero que se nos ocurre es su aplicación a la construcción de simulaciones 3D para formación técnica, manejo de maquinaria, seguridad, o para la industria farmacéutica. Las simulaciones permiten facilitar a los estudiantes representaciones de objetos o entornos a los que de otra forma sería imposible acceder, permitiéndoles tocarlos e interactuar físicamente con ellos. El impacto en el aprendizaje es claro, ya que muchas personas prefieren un aprendizaje multimodal que facilita en gran medida la asimilación y retención de los contenidos. Este aprendizaje multimodal se basa en contenidos visuales (basados en imágenes), sonoros, textos, y kinestésicos (“tocar”).

La impresión 3D también permite una total personalización, y al contrario que con la música y las películas, todo lo que imprimimos está protegido por copyright. Uno de los aspectos más interesantes de esta tecnología de impresión es el cambio que se produce en la dinámica del consumo. Los usuarios dejan de ser consumidores pasivos para convertirse en creadores activos. En este punto es claro el paralelismo con algunas corrientes educativas actuales,  que suman planteamientos constructivistas basados en la construcción personal del conocimiento y de las redes personales de aprendizaje, con el enfoque conectivista facilitado por los nuevos comportamientos participativos en las redes sociales, y su potencial para el aprendizaje (TAC, Tecnologías del Aprendizaje y el Conocimiento,  TEP Tecnologías  para el Empoderamiento y la Participación).

El usuario ya no aprende de forma pasiva, sino que toma las riendas de su aprendizaje para convertirse en creador de su propio conocimiento.

En resumen, las principales ventajas que la impresión 3D aporta al mundo de la educación son:

  • Permite generar modelos tridimensionales de objetos que pueden usarse en clase, en especial para ilustrar conceptos difíciles de asimilar.
  • Permiten despertar el interés de los alumnos de forma mucho más efectiva que únicamente mostrando una fotografía o dibujo del objeto.
  • Facilita enormente el aprendizaje práctico y “aprender haciendo” (hands-on learning and learning by doing).  Esta tecnología de prototipos permite a los estudiantes fabricar minimodelos realistas en 3D, de gran interés para ingeniería, arquitectura, creación multimedia, arte, etc )
  • Facilita las actividades interactivas en clase. Por ejemplo, los profesores de biología pueden generar un modelo en 3D del corazón humano, la cabeza, el esqueleto… etc) para enseñar anatomía a los alumnos.
  • Facilita el cambio de rol del alumno pasivo, al activo que personaliza sus proyectos y puede dar rienda suelta a su creatividad e inventiva.

El tiempo nos dirá si su incorporación al informe Horizon de este año como innovación educativa revolucionaria, se desarrolla en todo su potencial.

Mientras tanto, podemos estudiar algunos casos de éxito en:

http://www.bitsfrombytes.com/usd/content/case-study-education

http://www.educatorstechnology.com/2013/03/importance-of-3d-printing-in-education.html

Interesantísimo el vídeo de PBS Digital Studios sobre cómo la impresión 3D puede cambiar la forma en que hacemos muchas cosas hoy en día. Incluyo el enlace:

Will 3D Printing change the world?

También he consultado el blog de Jessica Knox, en Learning Tecnologies de ASTD (http://www.astd.org/Publications/Blogs/Learning-Technologies-Blog/2013/02/3D-Printing-in-Training)